Publicado el

EL CUADRO DESCENTRADO

Ya no es una cuestión de que el cuadro vaya con el tamaño de la pared, ni de medidas exactas al techo o a algún mueble y mucho menos de que quede centrado.

Para comenzar el “cuadro” hoy en día no es necesariamente arte plástico ni cuesta montones y se elige por muchos factores: la sensación que te produce el color, por que va con tu decoración o hasta por gusto de una imagen determinada.

esta. virtual

No deben haber parámetros para ponerlo en un sitio determinado; no tiene que ser encima del sofá, ni centrado con otro mueble, tampoco es regla que si hay un espacio horizontal el cuadro deba ser igual.

El equilibrio es algo que si  debemos tener muy en cuenta: si hay un mueble grande y pesado coloca varios cuadros pequeños, pueden colgarse desordenadamente; si hay una silla pequeña y liviana escoge un cuadro grande y hasta lo puedes dejar en el piso recostado a la pared. Recuerda que lo importante es mantener el balance, la idea es que el ambiente se vea casual pero no desordenado, que el cuadro se note y además haga parte de toda la decoración.

Piedad Arango