Las velas  datan de miles de años atrás, las cuales se utilizaban, en un comienzo, simplemente para iluminar. Al llegar la luz eléctrica nos dimos cuenta de lo energético que era encender un fuego o de la bella atmósfera que creaba tan solo una vela. Por eso hoy en día las velas las utilizamos en muchas ocaciones y sitios para dar ambiente de calma, intimidad o hasta algo de misterio.

El color y el aroma son características mas allá de la energía de su llama, nos introducen un poco en la cromoterapia y la aromaterapia.